This Day In History: 2020-01-29

LINDBERGH ASOMBRA A LOS VENEZOLANOS

29 de enero de 1928: En la tarde, sobrevuela Caracas el aviador norteamericano Charles A. Lindbergh a bordo de “El Espíritu de San Luis”. Venía de Bogotá y se dirigía hacia la ciudad de Maracay, donde lo esperaba el general Juan Vicente Gómez y una extensa comitiva. No obstante, este atrevido caballero decidió realizar un vuelo rasante sobre la capital de Venezuela. Desde las 4 y 45 de la tarde hasta las 5 y 30 permaneció Lindbergh deleitando a los asombrados caraqueños, quienes se agolparon en las calles, plazas y parques para observar semejante espectáculo. A las 6 y 15 de la tarde aterrizó “El Espíritu de San Luis” en el aeródromo de Maracay. El Benemérito general Juan Vicente Gómez, presidente de la República, impuso al audaz piloto americano, en el mismo campo de aterrizaje, las insignias de la Orden del Libertador. Toda la población, y enorme concurrencia de las ciudades vecinas, presenciaron en el aeródromo, con delirante entusiasmo, la llegada del aviador. A partir de entonces comenzaron una serie de festejos para agasajar a tan admirable huésped. Al día siguiente, a eso del mediodía, llegó Lindbergh a Caracas, pero no en su atractivo aparato, sino en un flamante Ford negro, el cual, además, venía acompañado de una caravana de unos 100 vehículos. Los habitantes de los diversos lugares por donde pasaba la caravana de Lindbergh se volcaron a las calles para gritarles “vivas” al arriesgado aviador, quien se dirigió al estadio San Agustín para presenciar un partido de beisbol. La sociedad caraqueña homenajeó, hasta más no poder, al “Águila Solitaria”. Los comerciantes bajaron sus “santamarías” para ir a saludar al piloto americano. Las oficinas públicas paralizaron sus actividades. El Country Club y el Club El Paraíso abrieron sus puertas para recibirlo. El historiador y destacado escritor José Gil Fortoul pronunció, en los elegantes salones del Country Club, un emotivo discurso de recibimiento, donde señaló que el señor Lindbergh es una persona de “gran altura”.  Al caer la tarde, “El Espíritu de San Luis” se dirigió al Panteón Nacional para colocarle una ofrenda floral al Libertador Simón Bolívar.

Loading