Linkedin
Twitter
Facebook

La Cámara de Caracas
15 de marzo de 2018

Cánones de alquiler llevan 10 años congelados

 

El expresidente de la Cámara Inmobiliaria de Venezuela, Aquiles Martini Pietri, sostiene que la oferta de alquiler de viviendas y comercios en el mercado formal del país, se agrava con la hiperinflación. Distintos representantes del sector privado coordinan acciones para reformar la Ley de Arrendamiento vigente desde 1999.

 

 

“No existe hoy en día la posibilidad real de alquilar en Venezuela. En el mundo, alrededor de 45% de las personas vive en una vivienda alquilada, en el país es casi cero debido a la escasa oferta”, acotó Martini Pietri, integrante de la Comisión de Infraestructura de Fedecámaras.

 

 

A los problemas que conlleva hoy en día la hiperinflación para la población y para el sector empresarial, los controles de precios y de cambio, la poca oferta de inmuebles debido a la caída de la construcción, se suma la fijación por parte del Estado de los cánones de arrendamiento los cuales llevan 10 años sin ser ajustados por parte de la Superintendencia Nacional de Arrendamientos de Vivienda (Sunavi).

 

 

“Nadie tiene acceso a alquilar vivienda. En un país inflacionario en el cual está prohibido alquilar en moneda extranjera, pues no hay incentivos para alquilar algún inmueble. Para que tengan una idea, el ente regulador del sector, la Sunavi no ha actualizado los precios desde el año 2008. Lo que quiere decir, que si alguien quiere alquilar debe colocar un canon de 8.000 bolívares”, destacó durante el foro “Venezuela, un país sin alquiler de viviendas” organizado por la Cámara Inmobiliaria de Venezuela (CIV).

 

 

El sector privado de la construcción que llegó a edificar de 85.000 a 90.000 viviendas en 2008, durante 2017 no produjo ni 5.000 unidades.

 

 

“Falta de oferta y exceso de déficit habitacional el cual ronda las 2 millones de viviendas, hiperinflación y devaluación, se conjugan en un país en el que lamentablemente no existe posibilidad de que los venezolanos adquieran una vivienda y mucho menos alquilen”, afirmó Martini.

 

 

– Reforma de la ley –

 

Representantes de la CIV, de la Cámara de la Construcción, Fedecámaras y Cedice Libertad, coordinan acciones para reformar la Ley de Arrendamiento vigente desde 1999.

 

 

Martini Pietri señala que aunque en los proyectos de reforma de cada uno de los sectores tienen diversas ideas de cómo abordarla, todas coinciden en que se debe retornar a la plena autonomía contractual de las partes, es decir, que el Estado no interfiera en esta relación comercial.

 

 

Andrea Rondón, miembro del Observatorio de Derechos de Propiedad de Cedice, explicó que el proyecto para modificar esta normativa legal garantiza la propiedad privada, garantiza medios alternativos y procedimientos judiciales eficaces para resolver las controversias arrendatarias; así mismo garantiza el equilibrio entre las partes del contrato en el desalojo del inmueble y elimina toda forma de intervención administrativa en materia de alquiler de inmuebles para vivienda.

 

 

“Soy de las que sostiene que no debería haber una ley especial porque se trata solo de un contrato entre arrendador y arrendatario. Si queremos acudir a una normativa legal en esta materia, tenemos el Código Civil”, acotó Rondón.

 

 

Destaca igualmente que con el proyecto de reforma se busca que la fijación del canon de arrendamiento retorne a lo que se establecía antes de 1999. “Debe haber libertad en la fijación de los precios por las partes y nuestra propuesta es que se establezcan baremos por unidad tributaria (…) Los cánones actuales se mantendrán vigentes por seis meses luego de la puesta en vigencia de la reforma a la ley”.

 

 

Acotó Rondón que la nueva ley que se defina tras la reforma debería ser transitoria, hasta que se estabilice la economía y en consecuencia el sector de la construcción y el mercado inmobiliario.

 

 

Fuente El Estímulo