Linkedin
Twitter
Facebook

La Cámara de Caracas

Cámara de Caracas alerta que la pobreza seguirá en aumento


La ausencia de respeto por los derechos de propiedad, y las políticas públicas erradas incrementarán la escasez en el país 

 

 

Con especial vocación por la ciudad de Caracas hacemos un seguimiento constante de su desempeño empresarial porque entendemos que en una ciudad sin empresas y sin dinámica económica nadie puede garantizar la prosperidad de sus ciudadanos.  Es por esto, pero también teniendo presente los mejores intereses para el país, que decidimos dirigirnos a la opinión pública para señalar lo siguiente:

 

 

Principios Económicos Fundamentales

 

La Cámara de Comercio, Industria y Servicios de Caracas durante 125 años, y con mayor énfasis en los últimos años ha insistido que para lograr el desarrollo económico competitivo y favorecer altos niveles de bienestar social es necesario respetar principios económicos fundamentales: libertad económica, derechos de propiedad, vigencia de las garantías ciudadanas y la práctica de la Ética en los negocios.

 

 

Políticas Públicas

 

Las políticas públicas y en especial las aplicadas a la economía han estado determinadas por el intervencionismo, centralismo y control del Estado, lo que ha ido en detrimento del sector privado, el emprendimiento, la inversión nacional y extranjera, y del ciudadano en general.

 

 

Las inadecuadas políticas públicas están ocasionando un deterioro preocupante de la infraestructura física nacional y de los servicios básicos. Las fallas en los servicios de energía eléctrica y agua, así como los daños patrimoniales causados por estas, la ausencia de una política de seguridad ciudadana y de libre tránsito, el deterioro del transporte público, entre otros, cada vez impiden más el normal desenvolvimiento de la producción, distribución, comercialización y prestación de servicios de las empresas, y del emprendimiento.

 

 

Las políticas económicas de controles de cambio, de precio, de las tasas de interés; la regulación arbitraria de precios de los productos o servicios, impuestas mediante prácticas autoritarias; el descontrol  de la liquidez monetaria, la indisciplina fiscal, la inamovilidad laboral, el sobreendeudamiento interno y externo del Estado y de las empresas gubernamentales, entre otros, unidos a la ausencia de autonomía de las instituciones del Estado, v.g. Banco Central de Venezuela, son causales de la caída sostenida en los últimos años del PIB, del cierre de empresas, la pérdida de empleos,  la caída de la competitividad privada para proveer el mercado nacional y la imposibilidad de exportación de bienes y servicios para salir de la crisis

 

 

Estas políticas han reducido notablemente el tamaño del parque industrial, han esquilmado un número importante de comercios y empresas de servicios, impide que vengan nuevas inversiones, y fomenta la fuga de talento, que tantas posibilidades resta al futuro del país.

 

 

Consecuencias

 

La ausencia de los mencionados principios fundamentales y las erradas políticas públicas han sumergido al país en una crisis económica y social sin precedentes, que está produciendo un racimo de efectos perversos para los venezolanos que diariamente padecemos, y a veces analizamos por separado. No obstante, todos tienen su origen en un modelo económico político y social que no tiene viabilidad pero que en el intento de implantarlo provoca la destrucción del aparato productivo y de los servicios del país.

 

 

Este racimo de efectos va desde la inflación superior al 2.000% en el año 2017, la caída de la actividad económica en forma consecutiva durante los últimos años, la reducción o cambio de horarios laborales para reducir los riesgo de inseguridad personal, y también desinversión en tecnología e innovación, insuficiencia de capital de trabajo  para  operar, cierre de empresas, falta de billetes para operar normalmente, infraestructura física, sistema de salud y trasporte público en crisis, saqueos e incremento de robos de inventario, salarios con poco poder adquisitivo, escasez de alimentos y medicinas.

 

 

Mención especial de las consecuencias que estamos sufriendo es la cantidad de venezolanos que cada día deciden abandonar al país por la falta de seguridad física, pérdida del empleo formal y de calidad, escasez de comida y/o medicamentos. Con ellos se van años de inversión en educación, formación y conocimiento, comprometiendo seriamente el futuro del país. El número de empresas con dificultades para operar por falta de talento capacitado cada día va en aumento.

 

 

La mayor de las escaseces: la escasez de confianza

 

Es el criterio de la Cámara de Caracas que, de mantenerse la violación de los principios fundamentales y las erradas políticas públicas, lamentablemente continuará incrementándose la mayor de todas las escaseces: la escasez de confianza que acelerará: la caída de la actividad económica, la pérdida de empleos formales y de calidad, la pérdida de calidad de vida, el mayor deterioro en los servicios públicos y privados, la desinversión tecnológica que afectará los servicios asociados a esta,  la fuga de talentos,   los  saqueos y robos, la inflación hasta niveles de cinco dígitos, la pérdida del poder adquisitivo de la población, el incremento de los niveles de pobreza, la mayor desnutrición infantil/ancianos,  y los fallecimientos por escasez de comida y de medicinas

 

 

La Cámara de Caracas rechaza que se sigan produciendo expropiaciones, intervenciones, regulaciones arbitrarias de fijación de precios mediante prácticas autoritarias que son medidas que no resuelven la grave crisis, por el contrario, la agravan y provoca angustia entre la población que teme la desaparición de los inventarios, principalmente de alimentos y medicinas, con una ausencia absoluta de razones para seguir produciendo. Una economía para la prosperidad exige que todos acatemos las garantías y derechos previstos en la Constitución. Nada debería impedir a las empresas generar utilidad o ganancias. Nadie debería obligarlas a vender a perdida. Es un derecho económico fundamental que, si no tiene vigencia, provocará que sigan cerrando empresas o se retirarán del país, desapareciendo fuentes de trabajo y empleo, afectando a la productividad y reduciéndose la oferta de bienes y servicios. Sin empresas y emprendimiento privado no hay ninguna posibilidad de libertad y de bienestar social.

 

 

COMUNICADO emitido por la Caracas de Caracas, 18 de enero de 2018


Calle Andrés Eloy Blanco, Nº 215, Los Caobos,
Edf. Cámara de Comercio de Caracas. Caracas. Venezuela.
+58 (212) 571.3222
Camaradecaracas
© 2018 Cámara de Caracas
Site desarrollado por Antialias Comunicación Interactiva